Antes y después del cambio climático según la NASA

El antes y después del cambio climático, con ojos de la NASA

El calentamiento y la creciente aridez del clima han transformado drásticamente muchos paisajes del mundo, desde los casquetes polares de Groenlandia hasta los desiertos de Arizona. Sin embargo, el uso del agua y otras actividades humanas también han alterado el paisaje. La NASA ha reunido fotografías impresionantes que demuestran cuánto han cambiado nuestros entornos:

Cambios impresionantes

Un mar que se encoge.- El mar de Aral estaba considerado el cuarto lago más grande de la Tierra. Pero las condiciones cada vez más áridas y el creciente uso de sus aguas en irrigación han consumido el lago y diezmado las comunidades vecinas que dependen de él. La cuenca oriental se secó por completo en 2014.

Nevadas menguantes.- La capa de nieve de la Sierra Nevada de California ha alcanzado su nivel histórico más bajo. Para responder a varios años de sequía, el gobierno del estado decretó, por primera vez, restricciones de agua. En buena medida, los embalses de California dependen de la fusión anual de nieve para satisfacer las demandas de agua.

Represa en riesgo.- El nivel de las aguas del lago Mead, que depende de la fusión de nieve de las montañas Rocosas, se ha desplomado drásticamente debido a la sequía y la mayor demanda. La altura del lago ha caído 36.5 metros, poniendo en riesgo al Valle de Las Vegas, que depende del embalse para obtener hasta 90 por ciento de su agua.

Y aún hay más cambios que nos deben preocupar

Retroceso del glaciar.- En el último siglo, el glaciar Lyell ha retrocedido enormemente en el Parque Nacional Yosemite, dejando expuesto el lecho de roca subyacente. Debido a su gran sensibilidad al ambiente, los glaciares son barómetros críticos del cambio climático.

Sofocado por la sequía.- La menor fusión de nieve en las montañas Rocosas redujo seriamente el nivel del lago Powell en Arizona, afectando a quienes dependen de sus aguas. Las sequías periódicas se han vuelto cada vez más comunes. Este año, los embalses alcanzaron apenas 45 por ciento de su capacidad.

Romper el hielo.- Desde 2012 se ha acelerado el retroceso del glacial Zachariæ Isstrøm, en Groenlandia, que ahora descarga, anualmente, muchas más toneladas de hielo en el Atlántico Norte. Los expertos temen que la acelerada tasa de fusión tendrá un impacto tremendo en el aumento del nivel del mar.

Fuente: www.ngenespanol.com.mx